domingo, 30 de agosto de 2015

¡Son sólo MONTAJES!

Contradicciones
Asdrúbal Romero M. (@asdromero)

Escuchando a Maduro en diversas oportunidades hablar sobre el conflicto fronterizo con Colombia me he preguntado: ¿Y qué ocurrió con el conflicto con Guyana? ¿Será que la Exxon ya agarró sus macundales y se fue de la zona? Por supuesto que no lo creo, no soy tan pendejo para creerlo, el diferendo debe seguir anclado en el mismo punto. Lo que ocurre es que a este penoso régimen que nos gobierna, los conflictos que inventa por estos meses se le agotan sin que él logre su objetivo. Este no es otro que tratar de conseguir otro DAKAZO que les permita momentáneamente recuperarse en las encuestas y especular si con la “subidita” logran remediar en algo la debacle electoral que se les viene encima.

A la vista del ciudadano común debiera ser evidente que no persiguen en verdad resolver problema alguno, sino seguir explorando a ver si la pegan, pero su capacidad de engaño ya a estas alturas de la otra debacle, la social y económica, se nota en extremo mermada. Lo intentaron también con los operativos de la OLP y ya se han dado cuenta que no suben, sino que más bien bajan. Hay que reconocer que en algo sí han sido creativos: En reciclar viejos problemas, que si no los han creado ellos, se han encargado de nutrirlos hasta agigantarlos, para ofrecer la resolución de los mismos como promesa de campaña. Cada vez menos personas les creen.

Lo último que se les ha ocurrido es querer transmitir la imagen que, ahora sí, se abocarán  a resolver un muy difícil problema que ellos mismos han creado: el del contrabando fronterizo. Me voy a centrar en este, aunque ellos aluden en paralelo a otros problemas de muy inferior credibilidad. Lo del contrabando sí es real. La causa principal es evidente: el gigantesco desequilibrio entre el valor de los bienes cuyo precio es controlado al interior del país, gasolina, alimentos regulados, etc., y lo que valen allende las fronteras, en países que se someten a la disciplina de mantener un libre cambio de divisas.

El no cumplir con su obligación de tomar las decisiones en materia económica como era su inescapable deber hacerlo, ha incidido para que el problema haya crecido hasta convertirse en dolorosa sangría diaria para un país que ha sido tan inclementemente empobrecido y, además, en poderoso incentivo para la proliferación de un sinfín de mecanismos corruptores. El asunto se ha tornado inmanejable hasta tanto no se resuelva el elemental problema de vasos comunicantes que nos enseñaban en tercero de bachillerato. Pero entonces vienen estos,  con su ineptitud, su catálogo de recetas trasnochadas y la delicadeza propia de elefantes en cristalería, a, supuestamente, resolver el problema para generar un espectáculo dantesco que con razón ha irritado a los vecinos, mejores nuevos buenos amigos y enemigos, todos incluidos y unidos en el categórico rechazo. Nada mejor, después de haber suscitado tan tremendo zaperoco, que un viajecito hacia la China o cualquier otro remoto lugar que les permita tomar distancia y enfriar el desaguisado. Si no fuera por el daño que se le hace a la imagen de nuestro país y la incontrovertible violación de derechos humanos, el espectáculo sería de una risibilidad para desternillarse.


Ahora bien, a fin de honrar el título de estas líneas, si en verdad lo que ellos quieren es resolver el problema del contrabando y no se les ha ocurrido otra sino cerrar la frontera, en el mejor novel estilo de Corea del Norte, por qué el cierre es parcial. ¿La sangría sólo es en la región tachirense y por algún milagro divino es inexistente en la zuliana, en la apureña o en la frontera con Brasil? Es inevitable que recuerde mi más reciente viaje a Maracaibo. Allá pude constatar que en el propio casco de Maracaibo hay estaciones de servicio que requieren del chip para proveer el preciado combustible, pero hay otras tantas que no lo tienen instalado, por cierto: son las que están, todo el tiempo, repletas de vehículos en largas colas de espera.  Uno tiene que preguntarse: ¿Estos tipos son gafos(a) o tan pocos sistémicos que por eso tienen al país patas arriba(b)? ¿O de lo que se trata es de montar espectáculos para hacer ver que ellos están resolviendo cuando la verdadera intención es no resolver nada(c)? Ya yo tengo mi respuesta: ¡Es la tercera! Y lo que está ocurriendo es que cada vez más, un creciente número de electores los tiene pillados. Las contradicciones entrelíneas de sus argumentos son tan evidentes que ya están como esos pitchers a cuyas bolas se les ven las costuras.

Para concluir, yo lo que le solicito a los voceros de oposición es que no se enganchen en sesudas discusiones sobre lo positivo o lo negativo de los montajes que estos señores inventan. Como si fueran unas efectivas políticas públicas que ameritaran algún tipo de consideración, por faaavooor, señores, son sólo montajes para ver si llegan con algo de oxígeno al 6D. Y esa es la única respuesta que hay que suministrar a los vladimires enredadores. No se pueden dejar atrapar en el cuadrilátero del contrario (marco de la guerra económica). Tienen que dar respuestas cónsonas con su propio marco y la mejor forma es proyectando las engañosas intenciones mediante las evidentes contradicciones.

2 comentarios:

  1. Dr.Romero, ciertamente en su ejercicio hermenéutico sobre la tematización de lo que está ocurriendo en la frontera con Colombia, ud acierta en lo relativo al desespero del gobierno por remontar la matriz de opinión pública a tenor del 6-D sin embargo, existen otros factores, que en mi opinión son el fondo del asunto, el mas importante de ellos está representado por un aliado incondicional de Venezuela en Colombia y, que ha tenido por mas de 50 años una guerra contra el Estado Democrático Colombiano, sin que el mismo halla encontrado solución definitiva a tal nefasto problema. Habría que preguntarse ¿Quiénes serían los beneficiados en el control de la frontera entre los dos países y con apoyo interno?

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo. Se habla incluso de la posibilidad de un nuevo estado entre Colombia y Venezuela controlado por las FARC y los que tengan que huir de Venezuela una vez se acaba esta pesadilla, mas sin embargo me inclino a pensar que la motivación principal en esta iniciativa es el desespero dados los antecedentes tan seguidos Decreo Obama, Guyana, OLP, etc.. andan buscando un nuevo DAKAZO y si logran mejorar momentáneamente las condiciones de abastecimiento en esa zona van a tratar de explotarla como vitrina demostrativa de los efectos de la guerra económica.

    ResponderEliminar