jueves, 7 de junio de 2012

Disculpenme que le ponga un PAUSE a mi nauseabunda telenovela


Un Inciso Por Favor


                                                             Prof. Asdrúbal Romero M.


 Me van a permitir un inciso en la continuación de mi secuencia bloguera “Algo Huele Mal en Dinamarca”, pero es que no puedo sustraerme a la tentación de comentar algunos hechos noticiosos con relación al caso FACE.
De ahora en adelante cuando hable de Autoridades, se entenderá que me refiero a la Rectora y al Secretario de la UC. La misma rectora se ha encargado hoy (7/6/2012) de hacer público lo que ya todo el mundo sabía: que el Vicerrector Académico, Ulises Rojas, no comparte su torpe proceder en la designación de la decana interina de esa facultad. En lo que concierne al Vicerrector Administrativo, José Ángel Ferreira, todavía no se entiende cuáles pueden ser las razones que lo mantienen de ese lado. Algunos especulan que su voluntad política ha sido secuestrada, a consecuencia de su indefinida situación por la sanción de la contraloría. ¿Puede seguir ejerciendo o no su cargo? Leer entrelíneas puede ser un buen ejercicio contra el Alzheimer.
Desde que se supo que este grupo de profesores, calificado de “quejosos” por el jurista que representó a la Universidad en el juicio que se llevó a cabo en el Tribunal Superior en lo Contencioso y Administrativo de Carabobo, recurrió a este tribunal para hacer valer sus derechos, comenzó la profusa campaña de tergiversación mediática por parte de las autoridades. ¿En qué consiste? En primer lugar, arroparse del manto institucional y auto declararse DEFENSORES A ULTRANZA DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA. Es como una especie de blindaje de súper héroe: si alguien denuncia que están cometiendo alguna irregularidad, ese alguien se convierte, como por arte de magia, en propiciador del allanamiento de la autonomía por parte del gobierno; si a un miembro de la comunidad o a un colectivo, por pequeño que sea,  se le maltrata en su condición académica, se le niega un espacio de participación donde pueda expresar su desacuerdo, se le niega el derecho a la justicia interna, se le atropella mediáticamente y no se le deja otro camino que ir a buscar justicia afuera, como los que en el país recurren a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pues malo si lo hace, pasa a ser cómplice con el gobierno del complot para ponerle la mano a las Universidades. Es como un chantaje que se nos pretende imponer a todos los universitarios. Hay que calarse todo. Hay que callar ante la descomposición moral que aqueja a la Institución, el nauseabundo tráfico de cupos: bien gracias, lassez faire, lassez passer, flotar como el corcho, so pena de ser señalado con el temible dedo acusador: TRAIDOR, traicionas a tu alma mater haciéndole el juego a los chavistas. El recurso es gratuito y es fácil, considerando lo desprestigiado que está este gobierno a los ojos de los universitarios. Yo, por supuesto, como lo imaginarán, no me la calo.
Al parecer, el grupo de profesores de Educación que se ha atrevido a protestar que les impongan como decana una profesora, que no sólo no cuenta con un mínimo consenso sino que no cumple con los requisitos académicos y legales para serlo, tampoco se la cala. Saludo su digna posición, sigan adelante, vayan adonde tengan que ir. ¡No se la calen!
Al parecer, el grupo no es tan minúsculo como en ¿Hasta Cuándo? dicen. No fui a la pollera, pude haber ido pero no me invitaron, igual me narraron todos los cuentos porque anoche compartí con varias de las profesoras del grupo. Me dicen que sólo cinco profesores han solicitado retirar sus firmas del documento inicial –eran ciento veintiséis originalmente- y eso “por las presiones de las autoridades”. Reciben colaboraciones monetarias de muchos profesores, pequeñas cantidades, Bs 50, Bs 100, etc., para financiar su  lucha -gesto notable en estos tiempos de míseros sueldos universitarios-. Su ánimo está en alto, así terminen en el precipicio guajiro. No darán un paso atrás. A ese rincón desesperado del cuadrilátero han sido empujadas. Juego trancado, pienso yo, mientras rememoro que todo comenzó cuando gente cercana a la Rectora, quizás animada por el hecho de que se había desestimado la primera proposición del decano abandonante, transmitió hacia abajo la necesidad de crear un espacio de participación en el que pudiera generarse una convergencia entre grupos con intereses políticos tan disímiles. Lo increíble ocurrió, la convergencia se produjo, sólo para que la Rectora  se opusiera a su concreción con un inexplicable portazo. Siempre hubo el deseo de dialogar, el documento con las ciento veintiséis firmas es el resultado de un diálogo. Ahora dice que son los “conspiradores chavistas” los que no quisieron dialogar. Mucha gente extrañada, algunos cercanos a ella y otros menos, le envió mensajes solicitándole que buscara el consenso. Hasta yo la llamé un día, para darle un consejo que no me había pedido, le dije: Rectora, cuidado con la decisión de Educación. Esa es una facultad complicada. Apele a la salida institucional, es lo más expedito, designe a Ruth –la directora de la única escuela de la Facultad-. Si algo va mal, a usted no le podrán echar la culpa porque se fue por el librito. Cualquier otra decisión es riesgosa. Me dio las gracias por el consejo que no me había pedido. Me dijo que estaba clara, que estaba trabajando la salida institucional. Todavía le pregunté si había algo de Ruth que no la convenciera, me habían dicho eso, todo lo contrario –me respondió-: Ruth es una chica encantadora. Cantidad de gente me ha expresado: yo también se lo dije, que no fuera a meterse en ese berenjenal. Hasta el ex rector Ricardo Maldonado me lo dijo. En días recientes hemos coincidido en algunas actividades de la campaña de Capriles Radonski y me contó una conversación sorprendentemente similar a la mía. Ahora el Gordo, como cariñosamente le dicen muchos amigos, yo ya no, también conspira con el Gobierno para acabar con la autonomía ucista. ¿Quién se lo va a creer? Ni que fuera bolsa, cuando el Rectorado se lo están sirviendo en bandeja de plata. Autoridades: ¿No será que cometieron un desaguisado tan descomunal que une a tirios y troyanos en su contra? Cerraron todos los caminos y empujaron a un distinguido grupo de profesores a lo que ahora critican. Acaten y rectifiquen. De lo contrario tendremos que empezar a hacerle cacerolazos de ¿Hasta Cuándo? Por lo pronto, ya yo me compré mi cacerola.

2 comentarios:

  1. ‎Hoy me acabo de enterar que acudir a Tribunales para reclamar nuestros derechos como miembros de la comunidad universitaria, o compartir en "una pollera de la ciudad" podría provocar la "intervención" de la Universidad de Carabobo. "Cosas Veredes Don Sancho", como decía Don Quijote... http://www.notitarde.com/notitarde/plantillas/notitarde/inota.aspx?idart=1659977&idcat=9841&tipo=2

    ResponderEliminar
  2. El honor es de aquellos que nunca avandonan la verdad ni siquiera cuando el panorama es sombrio y adverso;de aquellos que vuelven a intentarlo una y otra vez; de aquellos que jamas se dejan desalentar por los insultos, la humillacion o incluso la derrota...
    Nelson Mandela

    Basta que una sola persona desee profundamente cambiar, para que todo cambie, felicitaciones a ese minusculo grupo. Adelante

    ResponderEliminar