miércoles, 4 de noviembre de 2009

Impresiones sobre la X FILUC

He ido dos veces a la X FILUC. El día inaugural que fue poco lo que pude ver y el lunes en la tarde, con motivo de asistir a una sesión del ciclo de Cine y Literatura en la que se hablaría del unitario para televisión de “La Luna no es pan de horno”. El gran cuento de mi amiga, Laura Antillano, va a ser llevado a la televisión con un guión de ella misma. Esta iniciativa forma parte de una antología del cuento venezolano producida por César Bolívar. Han seleccionado trece cuentos, entre ellos uno de nuestro profesor escritor Orlando Chirinos: “Papá paga la cuenta”. Pero esa sesión del lunes en la tarde estuvo dedicada al cuento de Laura, con la presencia de la directora, dos actrices que leyeron textos y se pudo ver en gran primicia algunas escenas del cuento que ya está en post producción.
Después de lo de Laura, pude dar una vuelta. Mis impresiones:
· Creo que la mudanza al Metrópolis va a ser muy bueno para la feria (forzada por lo demás). Espacios más grandes, mayor afluencia de público, más popular. La UC más conectada con toda la región. Los problemas de infraestructura que se han presentado son parte del aprendizaje propio de la mudanza a un nuevo local. La próxima allí será mucho mejor. Aunque la feria se vea un poco reducidita en medio de ese monstruoso centro comercial.
· Un poco floja desde el punto de vista editorial. Pero eso no es culpa del Comité Organizador, la feria depende mucho del momento que se esté viviendo en el negocio editorial del país. Siempre recordaré cuando regresé al país a finales del 2003 y pude asistir a la FILUC de ese año. Aquello desde el punto de vista editorial daba pena, lo comenté con Laura con quien me reencontré en esa feria. Ricardo Maldonado, rector para esa época trataba de justificarse, un poco apenado, había que entender, el dólar estaba muy caro, los libreros no estaban trayendo nada, etc. En verdad, lo comprendimos. Imagínense el impacto para mí, venía de asistir a la Feria de Madrid, en la FILUC no había nada de lo que en España tenía meses apareciendo en las listas de más vendidos. Bueno, ahora será lo de CADIVI, pero esta décima FILUC está floja en cuanto la presencia de las grandes novedades literarias que están impactando en el panorama editorial hispanoamericano. Ni siquiera pude conseguir a Stieg Larsson con su trilogía Millenium que ha hecho a Vargas Llosa deshacerse en alabanzas. Hace falta Planeta, pero además los stands de Alfaguara y Mondadori, pobres con respecto a lo que vimos el año pasado. Será el momento que está viviendo el país.

A continuación les publicaré un excelente reportaje sobre la historia de la feria del libro, preparado por Teresa Morán, maracucha. coordinadora de UCTV y gran amiga. Está bien informativo sobre cómo comenzó todo.


El tímido encuentro con el saber convierte en un reto leer el país
Teresa Morán L

Es posible afirmar que durante los últimos treinta años del siglo pasado, en nuestro país la mayoría de los artistas, académicos e intelectuales de diversas tendencias constituyeron una vanguardia importante en las aspiraciones de formar una sociedad moderna y civilizada. Fenómeno que quizá influyó para que la Universidad de Carabobo se planteara nuevas propuestas.
Cuando nuestra Alma Máter cumplía cuarenta años de su reapertura en 1998, el rector para ese momento, Asdrúbal Romero, para celebrar tal acontecimiento planteó realizar el relanzamiento de la pertinencia social de la UC. Se trataba de vincular, según el profesor Romero, el alma máter con su entorno regional, bajo un concepto lleno de resonancias tanto hacia afuera como dentro de la academia.
Recordó el ex rector que la universidad fue reabierta en 1958 y durante esos años un concejo municipal visionario impulsó una serie de resoluciones para hacer de Valencia el emporio industrial de Venezuela. Parte de ese gran proyecto de ciudad tenía que ser la reapertura de la UC, la cual iba a ser la formadora de los profesionales que requeriría el ambicionado parque industrial; es por eso que la escuela emblemática de esa reapertura es la primera escuela de ingenieros industriales del país.
Para Romero, la UC se reabre bajo el signo de la pertinencia social: la universidad que iba a servir a la región, que encajaba dentro de un proyecto regional. “Lo propuesto era un relanzamiento del concepto que con los años se había diluido, dando paso a una institución con una conducta organizacional más tradicionalista”.
Otra de las iniciativas de la programación para celebrar la reapertura era la primera feria del libro “Expo-Libro” la cual, según documentos históricos y en palabras del escritor José Napoleón Oropeza, quien para la fecha era el presidente de la Federación de Ateneos de Venezuela, “era como un gran reto y un gran obsequio al patrimonio cultural de Valencia”.
Así se logró un espacio para la lectura y se inaugura en la Galería Braulio Salazar la primera exposición del libro de la UC, cuyos invitados fueron Juan Sánchez Peláez y Teófilo Tortolero.
Uno de los pilares fundamentales de esta iniciativa, evocó el ex rector, fue Stephan Nubes, en aquel momento director de Medios de la UC. “Un hombre siempre ligado al mundo editorial. Y por esa vía detectamos una necesidad: Valencia, como tercera ciudad más importante del país, no contaba para entonces con una feria del libro, como sí lo tenían Caracas y Mérida. El éxito de esa primera Expo-Libro nos confirmó que no nos habíamos equivocado y de allí en adelante se asumió que sería la UC la responsable de organizarla anualmente”.
Fructífera evolución

Escritores de primera línea han congregado cada edición de la Filuc. Fue así como en el 2000 se convirtió en la Feria Internacional del Libro y se desarrolló en el Centro Cultural “Eladio Alemán Sucre”, de El Carabobeño. Luego vino la IV edición con la participación de México, Argentina, Uruguay y Colombia, un total de 60 casas editoriales de nuestro país, logrando reunir a escritores nacionales e internacionales como Joaquín Soler Serrano, Carlos Monsiváis y José Manuel Briceño.
En el 2003, la V Feria Internacional del Libro de la UC tuvo como invitado especial al escritor español Fernando Savater, a quien se le confirió el Doctorado Honoris Causa. Para la sexta edición el invitado fue el escritor Alberto Barrera Tyszca, quien invitó a disfrutar de los sentidos con la lectura con la publicación La Iguana de Tinta.
“Leer es un placer, sí pero es un placer exigente. Por eso nos mueve, por eso nos transforma, dijo el escritor en esa ocasión que, por cierto, estuvo enmarcada por la celebración de los 400 años de publicación de Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, y tuvo como característica particular promover la distribución de libros con tarifas al alcance de los estudiantes.
La conmemoración de los 100 años del nacimiento del escritor humanista Arturo Uslar Pietri envolvió la séptima Feria en la que el chileno Antonio Skarmeta, reflexionó: “que una ciudad sin libros, es una ciudad sin alma”.
La “lectura como derecho social”, fue el tema central de la octava edición, en la que los invitados fueron el nicaragüense Sergio Ramírez, la colombiana Piedad Bonnet y por Venezuela Luis Barreras Linares.
Una gran novedad trajo la novena edición, con un espacio para los niños: el pabellón infantil hoy denominado “Chamario” en honor al poeta Eugenio Montejo.
A pesar de esta evolución, comentó el profesor Romero que los eventos culturales realizados fuera o dentro de las universidades siempre han estado acompañados de los recortes presupuestarios; “esto no es sorprendente, cabe el asombro si supiéramos cuál es el costo de lo que se gasta en campañas electorales y no en eventos que conllevan a la formación cultural”.
“Las ferias del libro son costosas y siempre pensamos que la de Valencia debía ser parte de un esfuerzo interinstitucional -gobernación, alcaldía y universidad- que soportara su sustentabilidad, después de todo, por unos días, Valencia se convierte en la capital del libro del país y éste es un proyecto que debería dolerle a todas las instituciones para las cuales la proyección de Valencia es parte de su misión”.
El objetivo inicial era que la Feria se pagara con el alquiler de los stands, ésta era la idea que pregonaba Nubes, pero la experiencia nos ha dicho que es muy difícil de lograrlo. No creo que ninguna feria del libro importante, Guadalajara, Madrid o la mismísima Frankfurt lo logren, en todas ellas, los gobiernos locales aportan auxilios financieros importantes. Es importante que las otras instituciones de la ciudad comprendan esta realidad y contribuyan.
-¿Es fácil o difícil hacer una feria?
-La primera la hicimos con las uñas, pero como te dije: la complejidad del proyecto ha ido in crescendo, esto ha implicado la integración de equipos humanos cada vez más grandes. Mucho personal se apasiona con la organización de la Feria, han internalizado la importancia de este evento a los efectos de acrecentar la pertinencia social de la Universidad. La idea de ofrecer un bono de 300 Bs.F. a cada profesor para la compra de libros en la feria ha sido clave para hacerla atractiva a los expositores; si sólo 2000 profesores utilizaran íntegramente ese derecho, estaríamos hablando de un mercado cautivo de 600000 Bs.F. Esto permite una negociación en el alquiler de los stands que contribuya significativamente a resolver el problema financiero.
-¿Por qué cree usted que la Feria se ha convertido en una referencia en el país?
-Por todo ese esfuerzo organizativo que la Universidad realiza año tras año. Es una idea que prendió y todas las gestiones rectorales le han brindado apoyo, tratando siempre de imprimirle mayor relevancia. Y es que la feria del Libro de Valencia tiene ciertas ventajas competitivas que han ayudado a que sea una referencia. No tiene los problemas de accesibilidad que confronta la de Mérida y no tiene los problemas de sesgo político que la gente le viene endilgando a la Filven, la feria más importante que se organiza en Caracas.

La búsqueda del saber

Al período del ex rector Romero, le siguió el profesor Ricardo Maldonado y luego María Luisa de Maldonado. La ex rectora tras su experiencia dijo: “la feria Internacional del libro, es la búsqueda del saber como un alimento. El conocimiento es un eje fundamental, y su promoción a través de la distribución del libro universitario, es una actividad de extensión esencial”.
Resume la ex rectora que en la feria del libro de la Universidad de Carabobo se consolida la pluralidad de las ideas y la construcción de una sociedad libre, critica, reflexiva y democrática, elementos que se alcanzan con la promoción de la lectura y del libro, como herramientas indispensable para la emancipación del alma.
La feria hoy: diversidad y diálogo para leer el país
Este año, la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo llega a su décima edición dirigida ahora por la rectora Jessy Divo. Y pese a las restricciones económicas a las cuales han sido sometidas las universidades del país, esta vez la UC ha contado con el apoyo de entes gubernamentales, casas editoriales y el sector privado, para aspirar -en palabras de Jessy Divo de Romero- hacia la consolidación de la feria como la primera a nivel internacional en América Latina.
La presidenta de la Filuc, la profesora Rosa María Tovar, destaca que es un espacio cultural académico en el que todas las personas puedan sentirse representadas en sus intereses como lectores y puedan estar en contacto con los libros, autores y escritores, compartiendo un área en que el objetivo principal es la promoción de la lectura y del libro.
Este año, habrá la presencia de 16 escritores internacionales, más de 80 escritores venezolanos; 350 horas de actividades culturales; 4 decenas de editoriales nacionales e internacionales.
Entre las novedades se anuncia el concurso de fotografía estudiantil. Para participar los jóvenes deberán tomar diariamente fotografías -entre el 31 de octubre y el 6 de noviembre- de las distintas actividades de la Filuc 2009, y luego subirlas al blog http://www.filuc2009.blogspot.com/;desde donde se hará cada día una selección que será mostrada en la sección “El día en fotos”, del portal www.filuc.uc.edu.ve. Los autores ganadores serán premiados con publicación en la Iguana de Tinta, el semanario Tiempo Universitario y premios sorpresa.
También se incluye un ciclo de cine y literatura, con la proyección de seis producciones cinematográficas inspiradas en relatos, poesía y autores, serán presentadas cada tarde a las 7pm, a partir del lunes 2 de noviembre al 7 del mismo mes, la entrada es libre.
Eternos acompañantes
Antonio López Ortega: asesor de la feria
“La Feria Internacional del libro ha ido creciendo. Yo la vi nacer. Celebro dos cosas: una que es impulsada por la UC y hay que tomar en cuenta que las más importantes ferias del libro que tiene Venezuela están auspiciadas por las universidades, que han tomado liderazgo en la promoción de la lectura.
Y como segundo punto que establece un elemento diferenciador de la feria de Valencia es que es una feria de mucho público. Es sorprendente pasear por los pasillos y ver el ingreso de todo tipo y sentir que esto es para la gente, una cita obligada para todos los años, una fiesta, un sitio de reencuentro, un lugar de referencia y una oferta para todo el mundo. Es decir es como una fiesta del libro, de la lectura.
Leonardo Padrón: escritor
“He sido un invitado recurrente. Me parece más que una fiesta de la palabra, laafluencia del público siempre me impacta”.
Walter Rodríguez: librero
“Para nosotros los libreros y distribuidores, esta feria del libro de Valencia la consideramos la mejor en la parte comercial. En cuanto a los libros que más se venden, creo que lo que se está vendiendo en Venezuela es el ensayo, sobre todo el ensayo político, económico. En estos últimos años se ve mucha gente joven. Creo que el libro va a seguir viviendo y lógicamente con el contacto de la gente y las necesidades de leer un libro y sentir su olor al pasar de las hojas ya vale mucho.
Mary Méndez, subdirectora de la Dirección de Medios de la UC
“La propuesta de ‘Leer el país...diversidad y diálogo’ es un lema de plena actualidad, cuando es preciso reencontrarnos, para avanzar en los distintos retos que se nos plantean como sociedad venezolana. Reto que cada año exhibe la UC como vitrina del saber y que marca huella en la historia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario