lunes, 7 de julio de 2014

Un viaje en el tiempo y FOPEDIUC

FOPEDIUC: ¿Otra vez centro de la discordia?

I-COMENTARIO PRELIMINAR

Entre 2001 y 2003 escribí una novela. ¡Quinientas cincuenta y siete páginas! Terminó siendo un ayuda memoria autobiográfico de mi vida política en la Universidad, plagada por un pésimo estilo literario, cómo era de esperar, y además muy mediatizada por los sentimientos que me impulsaron a escribirla. Llevaba en mi corazón la tristeza de haber visto ensombrecida mi gestión rectoral por un injusto conflicto político que tuvo como epicentro al FOPEDIUC, sí, precisamente al FOPEDIUC. Con una profunda carga emocional como esa, el producto no podía ser bueno –reflexión en tono muy sutil que me hiciera mi maestra Laura Antillano-. No se escribe para cobrar cuentas. No se publicará, aunque en ella se contienen algunos pasajes reflexivos que hoy día, más de quince años después, todavía mantienen plena vigencia.

Observando la posición de algunos miembros del claustro profesoral en las redes sociales, sobre lo que podría ser el triste destino de FOPEDIUC, se me ocurrió la travesura de publicar un pasaje de “Los Dueños Son Otros”. Se trata de una conversación que se celebra dentro de las cuatro paredes del Despacho Rectoral. Hablan: el Rector, es decir, yo en aquella época, y dos de sus más cercanos colaboradores. La conversación es de mucha confianza y los diálogos son muy coloquiales. Lo que allí se conversa no está directamente relacionado con las causales de la presente discordia, pero, quizás, de este viaje en el tiempo se puedan extraer luces sobre las virtudes del asambleísmo para la búsqueda de una solución a un problema muy delicado. FOPEDIUC hoy, no sólo es elemento de discordia entre ucistas. También es una institución cuya existencia y pertinencia es objeto de debate en un escenario nacional. Ni siquiera los diversos entes del Estado se han puesto de acuerdo sobre su visión con respecto al futuro de fondos como FOPEDIUC. Unas lupas muy grandes y con comprobado poder de fuego están puestas sobre FOPEDIUC. Mosca pues, que de un asambleísmo a ultranza no devenga una rebatiña o toma de botín que menoscabe la posición moral que tenemos los universitarios para exigir no se comprometa el futuro de nuestras pensiones.

A continuación, el texto tal cual fue escrito, sin ningún cambio o tachadura:

II-Conversación en el Despacho Rectoral

Después de un silencio lo suficientemente largo como para no pasar inadvertido, Alejandro continúa con ese ímpetu discursivo que le invadía de vez en  cuando.

Asdrúbal Romero M.



No hay comentarios:

Publicar un comentario