lunes, 17 de agosto de 2009

Woodstock, la UC y la LOE

Woodstock, la UC y la LOE

Hoy se están celebrando los cuarenta años de Woodstock. Cuando lo leí en El Nacional, busqué un documental que grabara hace unos años, quizás cinco –cuando se estaban celebrando los treintaicinco- titulado algo así como tres días de paz, amor y Dios sabe cuántas cosas más ocurrieron en ese festival que se ha convertido en un ante y un después. Hasta el hijo de City McGee nació en esa inolvidable concentración, lo acabo de escuchar mientras escribo estas líneas. El quince de agosto de 1969, era bachiller recién graduado y todavía no sabía que en ese septiembre buena parte de mi destino se iría a establecer una indisoluble relación con la Universidad de Carabobo. Hubo algo de azar en el inicio de esa relación, pero en nada ha incidido para que no sea imperecedera y tan fuerte que se me hace inevitable no preocuparme por lo que le acontece.

Ahora escucho Soul Sacrifice de un joven pero no irreconocible Santana, ¡sacrificio del alma! y pienso que una respuesta ante este arrogante régimen que desea imponernos una única forma de pensar sería un festival universitario inspirado en la atmósfera reinante en Woodstock. Trescientas mil almas jóvenes diciéndole no a esta guerra civil que se nos viene convocando todos los días. Viniendo de todas partes como riadas dispuestas a juntarse y trascender en un enorme llamado a la paz.

A la arrogancia de este régimen no se le puede responder con arrogancia, es lo que más desea. Recordemos a PDVSA. “UC no acatará contenido de la Ley Orgánica de Educación” es eso: una respuesta arrogante. Lo podrían manifestar los dirigentes estudiantiles, los gremiales, pero en la boca de nuestras autoridades, tal como lo he leído esta mañana en sus declaraciones a Notitarde, se constituye en una respuesta absolutamente imprudente que le podría permitir al régimen justificar la intervención. El ministro Navarro, quien ya ha anunciado que no habrá presupuesto para las instituciones que no acaten la LOE, podría, a su conveniencia, tomar la declaración de nuestra autoridades como una posición oficial. ¿Y entonces qué? No tenemos la fuerza para combatir de esa manera. La LOE es como una especie de ley habilitante, su verdadero poder de fuego reside en la potestad que se le asigna a dos ministerios para imponer, vía reglamentaria, lo que no quisieron mostrar en su maquillaje de piel de oveja. Ya se plantearán entonces los escenarios en los que el genuino espíritu universitario pueda seguir resistiéndose y combatiendo argumentalmente las embestidas del Régimen. También está planteado el camino del referéndum abrogatorio. ¿Por qué entonces este reto infantil cuya única efectividad es la de entregarle al Régimen la posibilidad de intervenirnos?

Me cuento entre los universitarios que no quiere, bajo ningún aspecto, que el Régimen pueda tomar el control de nuestra universidad. Sé que se me percibe como un personaje muy crítico del manejo interno de nuestra institucionalidad y lo soy. También estoy consciente que esto inquieta a muchos, que preferirían que no se dijese nada malo de lo que ocurre dentro de la Universidad para no entregarle armas al lobo exterior. Por ello vengo haciendo un esfuerzo en moderarme. No es fácil cuando a tus oídos llega tanta información sobre el deterioro interno, que en parte lo gestionamos adentro y en parte se nos cuela inevitablemente desde el deterioro del país, pero asumo el esfuerzo porque lo que nos vendría desde fuera, si por alguna circunstancia, Dios no lo quiera, cayéramos bajo control directo del Régimen, sería la destrucción de la Academia, de la misma forma cómo se viene destruyendo sistemáticamente al país. Cuando he hablado en alto, lo he hecho valiéndome de las críticas externas que voceros del Régimen han utilizado para justificar lo injustificable. Como aquella intervención de Earle Herrera en la Asamblea Nacional, en la que se refería a las imperfecciones de nuestra democracia universitaria poniendo como ejemplo a la perpetuación en el poder de los Maldonado. La intención de nuestras críticas, en ese sentido, ha sido constructiva: qué esperamos para corregir todo lo que nos debilita. Por cierto, en este fin de semana “muy educativo” del Presidente se transmitió a través de VTV una reunión de él con los integrantes de dos promociones de la UC, una de Educación y otra de Derecho que habían designado al Presidente y a Fidel Castro como sus padrinos. En el discurso del estudiante de Derecho –sentí pena ajena por lo mal leído- señaló lo siguiente: cómo se puede hablar de democracia en una facultad cuyas elecciones decanales se caracterizan por tener un solo candidato -el que la camarilla de poder que históricamente ha controlado esa facultad designa como sucesor-. También criticaba que en esa facultad para poder ingresar como profesor se tuviera que llevar ciertos apellidos. El estudiante le entregaba armas al enemigo, pero son armas que hemos construido en nuestro propio patio. Un amigo me llamó para contarme lo que yo también había visto. Lo mismo que tú siempre has señalado, me dijo. Es verdad, en el desaparecido Encuentro Académico Radio fue la última oportunidad que me referí a tan anómala situación de nuestra democracia interna, recuerdo que fue a raíz de las últimas elecciones decanales que se estaban celebrando por esos días. ¿Qué esperamos para realmente fortalecernos? Corregir, corregir, corregir, eso sería una respuesta más efectiva y un reto de mucho mayor calado que el que nuestras autoridades lanzaron esta mañana por Notitarde.

Hoy debió haber sido un domingo para insuflarnos del espíritu de aquel mágico Woodstock de nuestros recuerdos. Cada vez que lo volvemos a ver, captamos con mayor profundidad la grandeza de aquella irreverente rebelión del pensamiento diverso. Hoy no lo pudimos disfrutar como hubiésemos querido, la imprudente declaratoria rondaba sigilosamente todos mis pensamientos, tuve que sentarme a escribir. ¡Corregir, corregir, corregir!

1 comentario:

  1. No quiero generalizar, pero en la mayoría de los casos esas respuestas arrogantes o no, coherentes o no, no son más que posturas para tener figuración en el tema de moda. (Para salir en la foto o para tener cobertura en los medios).
    Ojalá que todas las reacciones que he visto con respecto a la LOE se convirtieran en energía para llevarnos hacia algún fin, pero, lamentablemente, pocos se han puesto a trabajar en salidas concretas y muchos están aprovechando la situación para hacer curriculum. No debemos olvidar que estamos en un país diferente donde ya no se ganan batallas con pura publicidad como se hacía en la CUARTA. Llegó el momento de las estrategias, estamos en una guerra donde el concurso de los expertos es vital y no los protagonismos individuales que no nos llevan a nada.
    América Centeno

    ResponderEliminar